Mi trabajo y prácticamente mi diario vivir está rodeado de música, generalmente de la que se le llama “clásica” o “académica”; quiero compartir no sólo éste tipo de música sino también algunas canciones que Dios me ha permitido escribir.